Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

¿Has oído hablar de la Ley de Segunda Oportunidad pero no sabes si tú puedes acogerte a ella?

Si no puedes pagar todas tus deudas y te encuentras en una situación de insolvencia, estás en el lugar indicado.

Después de leer este post, sabrás si cumples los requisitos necesarios para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

El mecanismo de segunda oportunidad te permite cancelar por ley las deudas que no puedas asumir. Es un verdadero alivio saber que con la Ley de Segunda Oportunidad puedes:

  • Desaparecer de los ficheros de morosos.
  • Pagar solo parte de las deudas que realmente puedas asumir, o incluso cancelar el 100% de tus deudas.
  • Evitar demandas y embargos de bienes, así como la persecución de cobradores.

El procedimiento de 2ª Oportunidad tiene en cuenta el historial financiero del deudor insolvente. Se caracteriza por ser un instrumento para liberarse de las deudas de quien es un buen pagador pero, por determinadas circunstancias, puntualmente está pasando por una mala situación económica.

Es por ello que cualquiera no puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Además de tener deudas y ser insolvente, solo podrán acogerse a esta ley aquellos que cumplan los requisitos que veremos a continuación.

Requisitos necesarios para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Los requisitos para conseguir la exoneración del pasivo insatisfecho (EPI) con la Segunda Oportunidad son los siguientes:

1) Ser una persona física

En primer lugar, es necesario ser una persona física, con independencia de ser un particular o un autónomo.

Las empresas y las sociedades mercantiles con problemas de solvencia han de acudir al concurso de acreedores.

2) Estar en situación de insolvencia

El deudor tiene que ser insolvente o estar a punto de serlo. Este último caso se refiere a que prevea que no podrá cumplir con sus obligaciones económicas en los próximos 3 meses.

3) Haber actuado de buena fe

Hasta la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad de 2022, la propia ley indicaba cuáles eran los casos en los que se entendía que el deudor había actuado de buena fe. Básicamente, se trataba de que el concurso no hubiera sido declarado culpable y que no se hubiera cometido una serie de delitos durante los 10 años anteriores.

A partir de su entrada en vigor, ya no se establece expresamente cuáles son esos supuestos, pero se entiende que se refiere a los casos del artículo 487 de la Ley Concursal, que recoge los que mencionaba la anterior normativa y los amplía.

Se trata de una serie de casos en los que, sin duda, el deudor ha actuado de mala fe.

1. No podrá obtener la exoneración del pasivo insatisfecho el deudor que se encuentre en alguna de las circunstancias siguientes:

1.º Cuando, en los diez años anteriores a la solicitud de la exoneración, hubiera sido condenado en sentencia firme a penas privativas de libertad, aun suspendidas o sustituidas, por delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores, todos ellos siempre que la pena máxima señalada al delito sea igual o superior a tres años, salvo que en la fecha de presentación de la solicitud de exoneración se hubiera extinguido la responsabilidad criminal y se hubiesen satisfecho las responsabilidades pecuniarias derivadas del delito.

2.º Cuando, en los diez años anteriores a la solicitud de la exoneración, hubiera sido sancionado por resolución administrativa firme por infracciones tributarias muy graves, de seguridad social o del orden social, o cuando en el mismo plazo se hubiera dictado acuerdo firme de derivación de responsabilidad, salvo que en la fecha de presentación de la solicitud de exoneración hubiera satisfecho íntegramente su responsabilidad.

En el caso de infracciones graves, no podrán obtener la exoneración aquellos deudores que hubiesen sido sancionados por un importe que exceda del cincuenta por ciento de la cuantía susceptible de exoneración por la Agencia Estatal de Administración Tributaria a la que se refiere el artículo 489.1.5.º, salvo que en la fecha de presentación de la solicitud de exoneración hubieran satisfecho íntegramente su responsabilidad.

3.º Cuando el concurso haya sido declarado culpable. No obstante, si el concurso hubiera sido declarado culpable exclusivamente por haber incumplido el deudor el deber de solicitar oportunamente la declaración de concurso, el juez podrá atender a las circunstancias en que se hubiera producido el retraso.

4.º Cuando, en los diez años anteriores a la solicitud de la exoneración, haya sido declarado persona afectada en la sentencia de calificación del concurso de un tercero calificado como culpable, salvo que en la fecha de presentación de la solicitud de exoneración hubiera satisfecho íntegramente su responsabilidad.

5.º Cuando haya incumplido los deberes de colaboración y de información respecto del juez del concurso y de la administración concursal.

6.º Cuando haya proporcionado información falsa o engañosa o se haya comportado de forma temeraria o negligente al tiempo de contraer endeudamiento o de evacuar sus obligaciones, incluso sin que ello haya merecido sentencia de calificación del concurso como culpable. Para determinar la concurrencia de esta circunstancia el juez deberá valorar:

a) La información patrimonial suministrada por el deudor al acreedor antes de la concesión del préstamo a los efectos de la evaluación de la solvencia patrimonial.

b) El nivel social y profesional del deudor.

c) Las circunstancias personales del sobreendeudamiento.

d) En caso de empresarios, si el deudor utilizó herramientas de alerta temprana puestas a su disposición por las Administraciones Públicas.

2. En los casos a que se refieren los números 3.º y 4.º del apartado anterior, si la calificación no fuera aún firme, el juez suspenderá la decisión sobre la exoneración del pasivo insatisfecho hasta la firmeza de la calificación. En relación con el supuesto contemplado en el número 6.º del apartado anterior, corresponderá al juez del concurso la apreciación de las circunstancias concurrentes respecto de la aplicación o no de la excepción, sin perjuicio de la prejudicialidad civil o penal.

Artículo 487 de la Ley Concursal

4) No haberse acogido a la Ley de Segunda Oportunidad en los últimos 2 o 5 años

En caso de que haber solicitado anteriormente acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, es imprescindible que hayan transcurrido al menos:

  • 2 años desde la exoneración definitiva, después de seguir un plan de pagos;
  • o bien, 5 años desde la exoneración definitiva mediante liquidación de la masa activa.

5) Tener deudas con al menos dos acreedores diferentes

La Ley de la Segunda Oportunidad no es aplicable cuando solo tienes un acreedor; es necesario tener deudas con al menos dos acreedores diferentes.

Pero es importante que tengas en cuenta que se incluyen aquellos acreedores con los que estés al corriente de pago.

Por ejemplo, si tienes una hipoteca y un préstamo personal, y estás al día de los pagos, las entidades con las que hayas contraído las deudas cuentan como acreedores para acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Por lo tanto, debes tener al menos dos deudas (aunque estés al corriente de pago) con acreedores diferentes. Ejemplos:

Infórmate gratis y sin compromiso

Somos abogados especialistas en cancelación de deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad.

Contacta con nosotros y un abogado de nuestro equipo te informará gratis, para que sepas si puedes acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad y decir adiós a tus deudas.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!