Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

¿Cuál eran las funciones del mediador concursal antes de la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad?

Hasta la reforma de la Ley de la Segunda Oportunidad de 2022, existía la figura del mediador concursal.

Se trataba de un profesional cualificado que podía ayudar al deudor a salir de su situación de insolvencia, alcanzando un acuerdo con sus acreedores.

Con la citada reforma, desaparecieron el acuerdo extrajudicial de pagos, el concurso consecutivo y el mediador concursal. Hoy en día, todo el procedimiento es judicial, y se solicita directamente la exoneración del pasivo insatisfecho (EPI).

Antes de la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad, a través de un acuerdo extrajudicial de pagos, el deudor podía conseguir un convenio con sus acreedores y superar así su insolvencia.

Para alcanzar este acuerdo, era imprescindible solicitar el nombramiento de un mediador concursal. Su principal función era que el deudor y el acreedor alcanzaran un acuerdo por ellos mismos.

El mediador concursal podía ayudar a cualquier persona física, tanto a un particular como a un autónomo.

¿Cuándo se podía solicitar el nombramiento de un mediador concursal?

Se podía solicitar el nombramiento de un mediador concursal siempre que se reunieran los requisitos para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, que antes de la reforma de 2022 eran los siguientes:

  1. Estar en situación de insolvencia o prever que no se podrían cumplir regularmente las obligaciones en los próximos 3 meses.
  2. Tener un pasivo (deudas) inferior a 5.000.000 euros.
  3. No haber sido condenado  por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, falsedad documental, Hacienda, la Seguridad Social o los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.
  4. Que el concurso no hubiera sido declarado culpable.
  5. No haber alcanzado otro acuerdo extrajudicial o llegado a un acuerdo de refinanciación homologado judicialmente en los 5 años anteriores.
  6. No estar negociando con los acreedores un acuerdo de refinanciación.

¿Cómo se nombraba al mediador concursal?

Era el notario o el registrador mercantil, según el caso, quien nombraba al mediador concursal.

Para ello, accedían al portal del BOE donde se publicaba la lista oficial de mediadores concursales.

Designado el mediador concursal, el notario o el registrador lo comunicaba a la persona elegida, para que aceptara su nombramiento.

Una vez aceptado el nombramiento, se entregaba al mediador concursal la información facilitada por el solicitante en el formulario normalizado

Si la persona designada aceptaba el nombramiento del mediador concursal, el notario, registro mercantil o cámara oficial lo comunicaba a:

  • Los registros públicos competentes.
  • El registro civil y demás registros públicos que correspondiera.
  • El juez competente para la declaración de concurso.
  • El Registro Público Concursal, para su inscripción.
  • La Agencia Estatal de la Administración Tributaria y Tesorería General de la Seguridad Social.
  • La representación de los trabajadores, si la había, haciéndoles saber su derecho a personarse en el procedimiento.

¿Cuáles eran las funciones del mediador concursal en la Ley de Segunda Oportunidad?

El mediador concursal debía impulsar los trámites correspondientes para llegar a un acuerdo final entre el deudor y sus acreedores.

Sus funciones específicas eran las siguientes:

  1. Comprobar la información y documentación presentada por el solicitante en el formulario de solicitud.
  2. Remitir a los acreedores la propuesta de acuerdo extrajudicial, con el consentimiento del deudor.
  3. Convocar al deudor y sus acreedores a una reunión.
  4. Preparar un plan de pagos y un plan de viabilidad y, en su caso, un plan de continuación de la actividad profesional o empresarial.
  5. Solicitar al notario que se otorgara acta notarial del acuerdo aprobado, que se publicaba en el BOE y en el Registro Concursal. En este caso, quedaba terminado el procedimiento y cesaba en sus funciones el mediador concursal.
  6. Instar el procedimiento de concurso consecutivo, en caso de incumplimiento del acuerdo o no aprobación del mismo. El mediador actuaba como administración concursal, salvo justa causa apreciada por el juez.

¿No puedes pagar tus deudas?

La Ley de Segunda Oportunidad permite a aquellas personas sin capacidad económica para saldar su obligaciones la posibilidad de cancelar sus deudas y empezar de cero.

Contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!