Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

La insolvencia inminente en la Ley de la Segunda Oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad es el nombre con el que se conoce un procedimiento a través del cual, las personas físicas pueden conseguir que se les exonere del pago de sus deudas, cuando reúnen ciertas condiciones. En este artículo vamos a explicar qué se considera insolvencia inminente y cuál es su incidencia en la Segunda Oportunidad.

¿En qué consiste la insolvencia inminente en la Ley de la Segunda Oportunidad?

Antes de entrar a explicar esto, debemos aclarar que cuando hablamos de la Ley de la Segunda Oportunidad, hacemos referencia en realidad a un mecanismo previsto en la Ley Concursal, llamado exoneración del pasivo insatisfecho (EPI), por el que las personas físicas (particulares y autónomos) insolventes que cumplen ciertos requisitos pueden solicitar judicialmente que se les exonere del pago de sus deudas.

El hecho de que se hable de la Segunda Oportunidad se debe a la ley que introdujo esta figura legal en la Ley Concursal, que fue la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

Pues bien, la definición de la insolvencia inminente la encontramos en la propia Ley Concursal, en concreto en su artículo 2.3, que establece que se encuentra en estado de insolvencia inminente el deudor que prevé que no podrá cumplir de forma regular y puntual sus obligaciones dentro de los 3 meses siguientes.

Así pues, la insolvencia inminente es aquella que se va a producir a corto plazo. Sin embargo, aunque el deudor no se encuentre aún en una situación en la que no pueda afrontar sus deudas, esta insolvencia a futuro próximo tiene incidencias en la Ley de la Segunda Oportunidad, como vamos a explicar a continuación.

La insolvencia inminente es uno de los tres estados de insolvencia que contempla la Ley Concursal. Los otros dos son la insolvencia actual y la insolvencia probable.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

¿Qué consecuencias tiene la insolvencia inminente en la Ley de la Segunda Oportunidad?

La consecuencia de que un deudor se encuentre en situación de insolvencia inminente en la Ley de la Segunda Oportunidad es que podrá solicitar la exoneración de sus deudas, siempre que cumpla los demás requisitos para ello. Es decir, que el juez de lo mercantil competente dicte un auto por el que se le reconozca que se cancelan sus deudas.

Ahora bien, no necesariamente se cancelarán todas sus deudas, porque hay distintas formas de acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad:

  • Si el deudor opta por liquidar sus bienes, sí se cancelarán todas sus deudas definitivamente.
  • En caso de que decida seguir un plan de pagos, se cancelarán provisionalmente parte de sus deudas, y tendrá que continuar pagando el resto de la forma acordada. Una vez completado el plan de pagos, la exoneración de las otras deudas se hará definitiva. Esta opción permite conservar los bienes, como la vivienda habitual.
  • Por otro lado, si el deudor no tiene bienes que pueda liquidar y tampoco puede seguir un plan de pagos, siempre que cumpla los requisitos para obtener la exoneración, se le cancelarán todas sus deudas por la vía de la insuficiencia de masa activa (IMA).

Otra consecuencia de que un deudor persona física se encuentre en situación de insolvencia, si desempeña actividades empresariales o profesionales, es que podrá iniciar un proceso de preconcurso. Esto significa que podrá comunicar al juzgado de lo mercantil la apertura de negociaciones con sus acreedores, la intención de comenzarlas de forma inmediata o directamente pedir que se homologue un plan de reestructuración alcanzado con los mismos.

Por lo tanto, en estado de insolvencia inminente se puede acudir a este procedimiento para buscar la forma de pagar las deudas llegando a un acuerdo con los propios acreedores, y evitar así llegar a la situación de concurso (en el caso de las personas físicas, el concurso es el propio mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad, es decir, la exoneración del pasivo insatisfecho).

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!