Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

La insolvencia actual en la Ley de la Segunda Oportunidad

Las personas físicas que cumplen ciertas condiciones pueden acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad para conseguir la exoneración de sus deudas. A continuación explicaremos qué es la insolvencia actual y cuál es su relación con la Segunda Oportunidad.

¿En qué consiste la insolvencia actual en la Ley de la Segunda Oportunidad?

Para entrar a explicar este tema, es necesario ponernos previamente en contexto. Cuando hablamos de la Ley de la Segunda Oportunidad, en realidad nos referimos a un mecanismo que está contemplado en la Ley Concursal, con el nombre de exoneración del pasivo insatisfecho (EPI)

Sin embargo, solemos hablar de la Segunda Oportunidad por la ley que introdujo esta figura en la normativa mercantil: la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

La Segunda Oportunidad se configura como un concurso de acreedores específico para las personas físicas, sean particulares o autónomos.

Aclarado esto, podemos explicar que la insolvencia actual se define en el artículo 2.3 de la Ley Concursal, conforme al cual, el estado de insolvencia actual es aquel en el que se encuentra el deudor que no puede cumplir de forma regular sus obligaciones exigibles.

Por lo tanto, la insolvencia actual es aquella que ya se ha producido, y se contrapone a otros estados de insolvencia que también contempla la Ley Concursal, que son la insolvencia inminente y la insolvencia probable.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

Consecuencias de la insolvencia actual en la Ley de la Segunda Oportunidad

Cuando un deudor se encuentra en situación de insolvencia actual, puede solicitar la exoneración de sus deudas, a través del mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad. Es decir, podrá pedir que el juez de lo mercantil competente dicte un auto en el que se le conceda la cancelación de sus deudas.

Sin embargo, hay que tener presente que no siempre se cancelarán todas sus deudas, ya que ello dependerá de cómo se acoja el deudor a la Ley de la Segunda Oportunidad:

  • Si decide que se liquiden sus bienes, se le exonerará de todas sus deudas de forma definitiva.
  • Si opta por seguir un plan de pagos, se cancelarán de forma provisional parte de sus deudas, pero tendrá que seguir pagando las demás en los términos acordados. En el momento en que complete el plan de pagos, la exoneración de las demás deudas será ya definitiva. La ventaja de seguir un plan de pagos es que el deudor podrá conservar sus bienes, por ejemplo su vivienda habitual.
  • En aquellos casos en los que el deudor no tenga bienes que pueda liquidar, pero tampoco tenga oportunidad de seguir un plan de pagos, obtendrá la exoneración de sus deudas por la vía de la insuficiencia de masa activa (IMA). Lo importante en estos casos es que reúna las condiciones para acogerse a la Segunda Oportunidad.

Por otro lado, el deudor que se encuentra en situación de insolvencia actual, y que realiza actividades empresariales o profesionales, puede iniciar el preconcurso. Esto significa que puede comunicar al juzgado de lo mercantil que ha comenzado las negociaciones con sus acreedores, que tiene intención de empezarlas de manera inmediata o que directamente puede solicitar que se homologue el plan de reestructuración que hayan alcanzado.

La comunicación de insolvencia actual permitirá comunicar al juzgado la apertura de comunicaciones o la intención de empezarlas siempre y cuando no se haya admitido a trámite la solicitud de declaración de concurso necesario.

Así pues, la insolvencia actual de la posibilidad de acudir al preconcurso para tratar de llegar a un acuerdo con los acreedores y así intentar afrontar las deudas, evitando de ese modo el concurso de acreedores (el mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad en el caso de las personas físicas, esto es, la exoneración del pasivo insatisfecho).

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!