Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

¿Me pueden embargar si dejo de pagar una tarjeta de crédito?

Como es lógico, dejar de pagar la deuda de una tarjeta de crédito tiene consecuencias. En este artículo vamos a analizar, concretamente, si la situación puede llegar a derivar en un embargo.

Si dejo de pagar una tarjeta de crédito, ¿pueden embargarme?

Sí, puedes llegar a sufrir un embargo si dejas de pagar una tarjeta de crédito. Ten en cuenta que desde el momento en que haces un pago con la tarjeta, estás contrayendo una deuda con la financiera, a la que vas a tener que hacer frente en el momento acordado. Y dejar de atender a esta obligación supone una serie de consecuencias, de las cuales, la más grave es precisamente el embargo.

Esto no quiere decir que te pueda embargar directamente la financiera, porque esta es una medida que tiene que ser ordenada judicialmente. Por lo tanto, tiene que haber un procedimiento judicial anterior. Pero, si la financiera reclama la deuda por la vía judicial, y el impago continúa, el letrado de la Administración de Justicia (que es el funcionario competente en estos casos) puede decretar el embargo de tus bienes, si así lo solicita el acreedor.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

¿Qué consecuencias tiene dejar de pagar una tarjeta de crédito?

Las principales consecuencias de dejar de pagar una tarjeta son las que explicamos a continuación:

Reclamaciones extrajudiciales y judiciales

En primer lugar, cuando se deje de pagar la deuda contraída a través de la tarjeta de crédito, la financiera podrá empezar a reclamar. Y cabe esperar que empiece a hacerlo pronto.

Este tipo de reclamaciones se suelen hacer primero por vía extrajudicial, de forma amistosa. Es decir: la financiera se pondrá en contacto con el deudor, requiriéndole el pago de la deuda. Pero, si esto no surte efecto, también hay que esperar que inicie acciones judiciales.

Así pues, previsiblemente la financiera presentará una petición ante el juzgado para reclamar la deuda a través del procedimiento monitorio. Una vez comprobada la existencia y cuantía de la deuda, se dará un plazo de 20 días al deudor para que pague la deuda, o bien presente oposición si piensa que no debe la cantidad que le está reclamando.

Embargo de bienes

Una vez que pasa el plazo para pagar la deuda en el procedimiento monitorio, como ya sabemos, el acreedor puede solicitar al juzgado que despache ejecución. Es entonces cuando se puede producir el embargo de bienes.

En principio, se puede acordar con el acreedor sobre qué bienes se prefiere que recaiga el embargo. Si no se llega a ningún acuerdo al respecto, el juzgado podrá embargar los bienes que aparecen en el artículo 592.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y por el orden en el que lo hacen:

  1. Dinero o cuentas corrientes de cualquier clase.
  2. Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo, y títulos, valores u otros instrumentos financieros admitidos a negociación en un mercado secundario oficial de valores.
  3. Joyas y objetos de arte.
  4. Rentas en dinero, cualquiera que sea su origen y la razón de su devengo.
  5. Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  6. Bienes muebles o semovientes, acciones, títulos o valores no admitidos a cotización oficial y participaciones sociales.
  7. Bienes inmuebles.
  8. Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.
  9. Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.

Inclusión en ficheros de morosos

Otra consecuencia de dejar de pagar la deuda de la tarjeta de crédito es que la financiera puede enviar tus datos a un registro de morosos, como el ASNEF. Esto es algo que puede provocar problemas serios, ya que es complicado que una entidad quiera conceder un préstamo o una hipoteca a un deudor que figura en un listado de morosos. También puede causar dificultades a la hora de contratar una línea móvil o de Internet, por ejemplo.

Si no puedes pagar la tarjeta de crédito, quizás puedas acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad

En caso de que no puedas pagar la tarjeta de crédito, porque tengas problemas económicos, es posible que puedas solicitar la cancelación de tus deudas a través de la Ley de la Segunda Oportunidad

Este mecanismo legal está pensado para deudores insolventes que cumplen algunos requisitos muy sencillos, y permite no solo eliminar las deudas, sino también evitar los temidos embargos, entre otras importantes ventajas.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!