Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

¿Pueden embargarte una cuenta conjunta?

Cuando se produce un embargo, uno de los bienes sobre los que frecuentemente se despacha ejecución es la cuenta bancaria, tanto en el caso del embargo judicial como del administrativo. Por ello, a continuación vamos a explicar qué ocurre cuando se trata de una cuenta conjunta.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

¿Se puede embargar una cuenta conjunta?

Antes de responder a esta pregunta, tenemos que indicar que cuando hablamos de una cuenta conjunta, nos referimos a aquella en la que hay dos titulares, no a la que tiene un titular y un autorizado

En este último caso, no se puede hablar de cuenta conjunta, ya que lo que hay es un solo titular y una persona a la que aquel le ha permitido realizar ciertas operaciones en la cuenta, pero que no tiene plenas facultades sobre la misma.

Por lo tanto, la cuenta en la que hay un titular y un autorizado se puede embargar sin problema alguno. Aclarado esto, vamos a explicar si es posible embargar una cuenta conjunta, diferenciando algunos supuestos importantes:

Si los dos titulares son deudores

Cuando los dos titulares son deudores, la cuenta se puede embargar sin ninguna limitación más allá que aquellas que operan de forma general en los embargos.

Si solo uno de los dos titulares es deudor

En el caso de que, de los dos titulares, solo uno sea deudor, se podrá embargar como máximo la mitad de la cuenta; una vez más, con respeto de los límites que se puedan aplicar al embargo de esa parte de la cuenta.

Por lo tanto, en estos casos, en principio, no se podría retirar de la cuenta todo el saldo disponible. No obstante, si esto ocurriera, tenemos que distinguir dos supuestos:

Si los dos titulares están casados en régimen de gananciales

Lo que sucede es que si los titulares de la cuenta están casados, y el matrimonio se rige por el régimen de gananciales, puede ser que exista base legal para embargar todo el dinero de la cuenta. 

Esto se debe a que, aunque se trate de una deuda contraída por solo uno de los dos cónyuges, puede ser que también afecte al otro, porque puede ser responsabilidad de la sociedad de gananciales.

Conforme al artículo 1365 del Código Civil, los bienes gananciales responden directamente en las deudas contraídas por uno de los cónyuges:

  • En el ejercicio de la potestad doméstica o de la gestión o disposición de gananciales, que por ley o por capítulos le corresponda.
  • En el ejercicio de la profesión, arte u oficio o en la administración ordinaria de los propios bienes.

Así pues, si la cuenta se ha embargado completamente por deudas de este tipo, es posible que el embargo se ajuste a la legalidad. Ahora bien, esto no quiere decir que el otro cónyuge no pueda iniciar acciones legales. Así se desprende del artículo 541 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuando dice:

[…]

3. Si la ejecución se siguiere a causa de deudas propias de uno de los cónyuges y se persiguiesen bienes comunes a falta o por insuficiencia de los privativos, el embargo de aquéllos habrá de notificarse al cónyuge no deudor. En tal caso, si éste optare por pedir la disolución de la sociedad conyugal, el tribunal, oídos los cónyuges, resolverá lo procedente sobre división del patrimonio y, en su caso, acordará que se lleve a cabo con arreglo a lo dispuesto en esta Ley, suspendiéndose entre tanto la ejecución en lo relativo a los bienes comunes.

4. En los casos previstos en los apartados anteriores, el cónyuge al que se haya notificado el embargo podrá interponer los recursos y usar de los medios de impugnación de que dispone el ejecutado para la defensa de los intereses de la comunidad de gananciales.

Artículo 541 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Si los titulares no están casados, o no lo están en régimen de gananciales

Cuando los titulares de la cuenta no están casados, o lo están en régimen de separación de bienes (o de gananciales, pero la deuda no corre a cargo de la sociedad de gananciales), no se puede embargar todo el saldo de la cuenta, ya que el embargo no puede afectar a la parte del titular no deudor.

En estos casos, el titular afectado por la deuda del otro puede reclamar, a través de la acción de tercería de dominio:

1. Podrá interponer tercería de dominio, en forma de demanda, quien, sin ser parte en la ejecución, afirme ser dueño de un bien embargado como perteneciente al ejecutado y que no ha adquirido de éste una vez trabado el embargo.

2. Podrán también interponer tercerías para el alzamiento del embargo quienes sean titulares de derechos que, por disposición legal expresa, puedan oponerse al embargo o a la realización forzosa de uno o varios bienes embargados como pertenecientes al ejecutado.

3. Con la demanda de tercería de dominio deberá aportarse un principio de prueba por escrito del fundamento de la pretensión del tercerista.

Artículo 595 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Si se trata de personas que no están casadas, la reclamación se podría basar en los siguientes artículos legales:

El concurso de los partícipes, tanto en los beneficios como en las cargas, será proporcional a sus respectivas cuotas.

Se presumirán iguales, mientras no se pruebe lo contrario, las porciones correspondientes a los partícipes en la comunidad.

Artículo 393 del Código Civil

Si del texto de las obligaciones a que se refiere el artículo anterior no resulta otra cosa, el crédito o la deuda se presumirán divididos en tantas partes iguales como acreedores o deudores haya, reputándose créditos o deudas distintos unos de otros.

Artículo 1138 del Código Civil

Si son personas casadas en régimen de separación de bienes, la fundamentación legal de la reclamación podríamos encontrarla en el siguiente artículo:

Cuando no sea posible acreditar a cuál de los cónyuges pertenece algún bien o derecho, corresponderá a ambos por mitad.

Artículo 1441 del Código Civil

Quizás puedas evitar el embargo con la Ley de la Segunda Oportunidad

¿Temes un embargo? En ese caso, debes saber que si estás en situación de insolvencia o a punto de sufrirla, y cumples algunos sencillos requisitos más, puedes acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad. De esta forma, puedes cancelar tus deudas y no solo eso: también puedes evitar que te embarguen y, si ya tienes embargos sobre tus bienes, paralizarlos.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

Amplía información: otras dudas frecuentes sobre el embargo de cuentas bancarias