Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

¿Si soy insolvente me pueden embargar?

Cuando una persona no tiene bienes con los que poder pagar sus deudas, se considera que está en situación de insolvencia. Por ello, surge la duda de si ser insolvente impide el embargo. Lo vemos a continuación.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

¿Pueden embargarme si soy insolvente?

El hecho de ser insolvente no influye en absoluto en que se pueda embargar a una persona. Por lo tanto, aunque no se tengan bienes con los que responder a las deudas, el embargo se ordenará igual y tendrá efectos futuros.

Esto quiere decir que en cuanto la persona posea algún tipo de bien, se podrá hacer efectivo el embargo. Ello a menos que se trate de algún bien que por ley se considere inembargable.

Así se deriva del principio de responsabilidad patrimonial universal, que emana del artículo 1911 del Código Civil, el cual dice así: “Del cumplimiento de las obligaciones responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros”.

¿Qué bienes me pueden embargar en el futuro?

Los bienes que se pueden llegar a embargar vienen a ser siempre los mismos, con independencia de que se trate de un embargo judicial o administrativo. En cualquier caso, puedes intentar pactar qué bienes prefieres que te embarguen, pero, en su defecto, se seguirá el orden establecido por la ley.

Así, si el embargo ha sido decretado judicialmente, el artículo 592 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que se pueden embargar estos bienes y por ese orden:

  1. Dinero o cuentas corrientes de cualquier clase.
  2. Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo, y títulos, valores u otros instrumentos financieros admitidos a negociación en un mercado secundario oficial de valores.
  3. Joyas y objetos de arte.
  4. Rentas en dinero, cualquiera que sea su origen y la razón de su devengo.
  5. Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  6. Bienes muebles o semovientes, acciones, títulos o valores no admitidos a cotización oficial y participaciones sociales.
  7. Bienes inmuebles.
  8. Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.
  9. Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.

También podrá decretarse el embargo de empresas cuando, atendidas todas las circunstancias, resulte preferible al embargo de sus distintos elementos patrimoniales.

Cuando el embargo procede de Hacienda, el orden establecido en el artículo 169.2 de Ley General Tributaria es el siguiente:

  • Dinero efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito.
  • Créditos, efectos, valores y derechos realizables en el acto o a corto plazo.
  • Sueldos, salarios y pensiones.
  • Bienes inmuebles.
  • Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  • Establecimientos mercantiles o industriales.
  • Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
  • Bienes muebles y semovientes.
  • Créditos, efectos, valores y derechos realizables a largo plazo.

Finalmente, el artículo 96 y siguientes del Reglamento de recaudación de la Seguridad Social, indican este orden en el embargo de bienes por parte de la Seguridad Social:

  • Dinero efectivo o en cuentas abiertas en entidades de crédito, ahorro o financiación
  • Créditos y derechos realizables
  • Títulos, valores u otros activos financieros.
  • Acciones y participaciones sociales.
  • Intereses, rentas y frutos de toda especie.
  • Sueldos y prestaciones.
  • Restantes bienes muebles y semovientes.
  • Bienes inmuebles.

Podrá decretarse también el embargo de la empresa cuando, atendiendo a todas las circunstancias, resulte preferible al embargo de sus distintos elementos patrimoniales.

¿Qué bienes no me podrán embargar?

Los bienes que no se pueden embargar se encuentran recogidos en los artículos 605, 606 y 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Algunos ejemplos son: los animales de compañía (pero sí se pueden embargar las rentas que, en su caso, generen), los bienes sin contenido patrimonial por sí mismos o los muebles de la casa (salvo excepciones).

Especialmente destacable es el caso de los salarios, pensiones, etc. que no se pueden embargar por debajo del límite del salario mínimo interprofesional (SMI). Por encima de dicho límite, el embargo se puede realizar conforme a las reglas del artículo 607. Ello salvo que se trate de una pensión de alimentos, en cuyo caso será el juez quien establezca la cantidad a embargar, conforme al artículo 608.

En caso de insolvencia, la Ley de la Segunda Oportunidad puede ser la solución

La Ley de la Segunda Oportunidad permite a los deudores insolventes que cumplen ciertos requisitos muy básicos eliminar sus deudas, pudiendo así empezar una nueva vida.

Además, este procedimiento da la posibilidad de paralizar cualquier posible embargo sobre el patrimonio del deudor, incluyendo los que ya estén en marcha. De ahí que, ante problemas de insolvencia, sea fundamental consultar la posibilidad de acogerse a la Segunda Oportunidad.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!