Categorías
Sin categoría

Cómo declararse insolvente

¿Qué pasa si me declaro insolvente? ¿Cómo declararse insolvente?

Si estás pasando una mala situación económica y te preocupa esta situación pero no puedes pagar tus deudas y quieres declararte insolvente, aquí te explicamos todo lo que necesitas saber.

Una crisis económica supone una desestabilización personal. Tan solo el hecho de recibir llamadas del banco, la compañía de teléfonos, el casero… genera malestar.

Pero para salir de esta situación es posible declararse insolvente en España.

¿Cuándo se considera a una persona insolvente?

Lo primero que hay que determinar es si en tu caso puedes considerarte insolvente.

Está claro que una persona es insolvente cuando no puede asumir sus gastos y deudas.

La insolvencia puede ser actual o inminente y en ambos casos podrás acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Qué hay que tener en cuenta para declararse insolvente en España?

Para declararse insolvente es fundamental demostrar que no se puede pagar de forma regular los gastos básicos y deudas. Es decir, cuando nuestros ingresos son inferiores a nuestros gastos.

Para demostrar esta situación de insolvencia deberás preparar toda la documentación que acredite tus ingresos, gastos, patrimonio, embargos y deudas.

Además, en España pueden declararse insolventes tanto particulares como profesionales y empresas.

Los particulares y autónomos pueden declararse insolventes gracias al procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad.

Las empresas pueden acogerse al concurso de acreedores.
La declaración de insolvencia puede hacerse por solicitud del propio deudor o de cualquiera de sus acreedores.

Soy insolvente, ¿por dónde empiezo?

Una vez sabes que puedes demostrar la insolvencia, toca negociar y llegar a acuerdos con los acreedores.

Lo más recomendable es buscar asesoramiento de un abogado especializado en la Ley de Segunda Oportunidad.

No obstante, te avanzamos en qué consiste el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad.

Este procedimiento de declaración de insolvencia tiene dos fases: 

  1. Fase extrajudicial: el objetivo de esta fase es reducir las deudas negociando con los acreedores. Con esta negociación se plantea un plan de pagos asumible según las circunstancias del deudor.
  2. Fase judicial: si no es posible llegar a un acuerdo con los acreedores o no se puede cumplir con el plan de pagos, entonces es cuando se solicita ante el juez la cancelación del 100% de las deudas. Si demostramos la incapacidad e insolvencia para asumir las deudas, el Juez perdonará la totalidad de las deudas, excepto las deudas públicas y las derivadas de pensión de alimentos, en su caso.

Declararse insolvente es una decisión difícil pero a veces es mejor declararse insolvente que seguir aumentando las deudas.

¿No puedes pagar tus deudas?

La Ley de Segunda Oportunidad permite a aquellas personas sin capacidad económica para saldar su obligaciones la posibilidad de cancelar sus deudas y empezar de cero.

Contacta con nosotros e infórmate sin compromiso.