Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

¿Qué era el concurso consecutivo antes de la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad?

Hasta la reforma de la Ley de la Segunda Oportunidad de 2022, El concurso consecutivo era un procedimiento judicial para solventar una situación económica grave.

Este procedimiento se presentaba a continuación de una mediación concursal o acuerdo extrajudicial de pagos sin resultado positivo. Con la citada reforma, también se eliminó el trámite del acuerdo.

Actualmente, todo el procedimiento de la Segunda Oportunidad se sigue en sede judicial, sin acuerdo extrajudicial de pagos y sin concurso consecutivo. Hoy en día, se solicita directamente la exoneración del pasivo insatisfecho (EPI).

El concurso consecutivo fue una novedad introducida por la Ley de 27 de septiembre de 2013, conocida como ley de emprendedores.

Se encontraba regulado en los antiguos artículos 231 a 242 de la Ley Concursal, en su redacción anterior a la reforma de 2022.

En definitiva, se trataba de un mecanismo que podía utilizar el deudor si no disponía de suficiente liquidez para cumplir sus obligaciones de pago.

¿Cuándo se presentaba la declaración de concurso consecutivo?

Otro de los mecanismos de los que disponía el deudor para liberarse de las deudas era conseguir un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.

Si este acuerdo no era posible, el siguiente paso en la Ley de Segunda Oportunidad era acudir al concurso consecutivo, que debía declararse:

  • Cuando no había sido posible conseguir un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores. Es decir, si no se conseguían las mayorías necesarias o la mayoría de acreedores afectados decidían no continuar las negociaciones.
  • Cuando, aprobado el acuerdo extrajudicial de pagos, el deudor no tenía capacidad económica para cumplirlo. Si el acuerdo extrajudicial era incumplido por el deudor, el mediador concursal (figura también desaparecida con la reforma de 2022) debía instar el concurso. No era necesaria prueba de insolvencia cuando se incumplía por este motivo el acuerdo alcanzado.
  • Cuando se declaraba la anulación del acuerdo extrajudicial alcanzado.

En definitiva, el concurso consecutivo estaba directamente relacionado con el fracaso de un acuerdo extrajudicial de pagos.

¿Quién podía beneficiarse del concurso consecutivo?

La declaración de concurso consecutivo procedía en caso de insolvencia del deudor. Se encuentra en estado de insolvencia el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles.

El concurso consecutivo era una herramienta legislativa para liquidar las deudas que tuvieran con sus acreedores las personas físicas, fueran particulares o autónomos.

¿Quién podía solicitar el concurso consecutivo?

Podían solicitar por escrito el concurso consecutivo: el mediador concursal (que desapareció también con la reforma de 2022), el propio deudor insolvente o los acreedores.

  • Mediador concursal. El mediador concursal instaba la declaración de concurso del deudor insolvente en los siguientes casos:
    1. Iniciado el acuerdo extrajudicial de pagos, si los acreedores que representaran la mayoría de las deudas y el deudor decidían no continuar.
    2. Cuando la propuesta presentada por el mediador concursal a los acreedores no era aceptada por estos.
    3. Cuando el deudor no cumplía el acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Deudor insolvente. Podía solicitar la declaración de concurso consecutivo si no llegaba a un acuerdo con los acreedores o este era anulado.
  • Acreedores. También se consideraba concurso consecutivo el presentado por los acreedores por falta de acuerdo o anulación.

En principio, el concurso era voluntario si era solicitado por el deudor, y necesario si se declaraba a instancia de los acreedores o del mediador concursal.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!