Categorías
Sin categoría

¿Qué es un concurso culpable de acreedores?

En la mayoría de casos, el procedimiento concursal se declara fortuito, pero también puede ser calificado como concurso culpable de acreedores.

Si te interesa conocer el concurso culpable de acreedores, continúa leyendo, te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué significa que un concurso es culpable?

Si te asfixian las deudas, mediante el concurso de acreedores se intenta buscar la mejor solución para tus acreedores y así salir de esa mala situación económica.

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial que puede solicitar el propio deudor (concurso voluntario) o sus acreedores (concurso necesario). En ambos casos, el concurso puede ser fortuito o culpable.

El concurso será fortuito si el estado de insolvencia del deudor se produce por situaciones adversas del mercado y ajenas a la voluntad del deudor.

El concurso será culpable si la situación de insolvencia económica ha sido provocada o agravada por culpa o dolo del deudor.

Es decir, si el deudor, que atraviesa una mala racha económica, contribuye con su comportamiento, a generar o agravar su insolvencia económica

¿Cuáles son las causas de un concurso culpable?

Las causas por las que un concurso puede calificarse como culpable, se dividen en dos grupos, según admitan o no prueba en contrario:

6  Causas que no admiten prueba en contrario

Es decir, en todo caso, el concurso será culpable en los siguientes supuestos

1. Alzamiento de bienes del deudor

El alzamiento de bienes se produce cuando el deudor, con intención de perjudicar o dañar a sus acreedores, oculta todos o parte de sus bienes.

También será concurso culpable, cuando el deudor actúe de forma que retrase, dificulte o impida al acreedor hacer posible un embargo sobre sus bienes.

En definitiva, cuando el deudor tiene la intención de defraudar o engañar a sus acreedores, y para ello hace desaparecer los bienes a su nombre.

2. Reducción fraudulenta del patrimonio del deudor

Es decir, cuando 2 años antes de la declaración de concurso, hayan salido fraudulentamente bienes o derechos del patrimonio del deudor.

No es preciso que el deudor tenga la intención de defraudar o dañar al acreedor (alzamiento de bienes), basta el conocimiento de que puede ocasionar perjuicio al acreedor.

3. Actos jurídicos de simulación patrimonial

Si el deudor realiza un acto jurídico que simule una situación patrimonial ficticia, por ejemplo, el reconocimiento de deudas inexistentes.

4. Inexactitud grave de documentos

En caso de que el deudor aporte, al concurso de acreedores, documentos que no se correspondan con la realidad o sean documentos falsos

5. Incumplimiento de obligaciones contables

Cuando el deudor, obligado a llevar contabilidad, haya cometido irregularidades contables graves que impidan al Administrador Concursal realizar su trabajo.

6. Incumplimiento del convenio

Si el deudor llega a un convenio de pago con el acreedor y lo incumple, el concurso será culpable y se abrirá otra fase del concurso de acreedores, la fase de liquidación.

3 Causas que admiten prueba en contrario

El concurso se presume culpable, salvo prueba que acredite lo contrario, por las siguientes causas:

  1. Incumplimiento del deber de solicitar la declaración de concurso. Cuando el deudor, sus representantes legales, administradores o liquidadores no cumplan la obligación de solicitar el concurso de acreedores.
  2. Incumplimiento del deber de colaborar con el juez o la administración concursal. Si el deudor, representantes legales, administradores o liquidadores no facilitan la información necesaria y adecuada o no asisten a la Junta de acreedores.
  3. Incumplimiento del deber de formular, auditar y depositar en el Registro las cuentas anuales. Si el deudor obligado a la llevanza de contabilidad, en los 3 ejercicios anteriores a la declaración de concurso, no cumple los deberes mencionados.

¿Cuáles son las consecuencias del concurso culpable?

La declaración de concurso culpable de acreedores tendrá las siguientes consecuencias:

Inhabilitación para la administración o representación

La sentencia que acuerde el concurso culpable, inhabilitará a las personas naturales para administrar bienes ajenos o representar a cualquier persona durante un periodo de 2 a 15 años.

Para determinar este período de inhabilitación, el Juez tendrá en cuenta:

  • La gravedad de los hechos que ocasionan el concurso culpable.
  • El perjuicio ocasionado contra la masa activa.
  • Otras sentencias que hayan inhabilitado a la misma persona por concurso culpable.

Como excepción, si en el convenio así se acuerda, se podrá autorizar al inhabilitado a continuar al frente de la empresa o como administrador.

Pérdida de derechos de cobro en el concurso

Los acreedores concursales o contra la masa, afectados por la calificación de concurso culpable pierden todos sus derechos. Es decir, perderán la condición de acreedores.

Devolución de los bienes y derechos obtenidos indebidamente

Las personas afectadas por el concurso culpable tendrán que devolver los bienes obtenidos indebidamente del patrimonio del deudor o de la masa activa.

En caso de no poder devolverlos, deberán entregar el valor que tuvieran cuando salieron del patrimonio del deudor o de la masa activa.

Obligación de indemnizar daños y perjuicios

Asimismo, los afectados por la calificación de concurso culpable estarán obligados a indemnizar los daños y perjuicios ocasionados.

Obligación de cubrir el déficit patrimonial del concursado

Se puede imponer esta obligación, en caso de liquidación, si se justifica debidamente que la conducta del afectado ha causado o agravado la situación de insolvencia.

Categorías
Sin categoría

Concurso necesario de acreedores

Si tus deudas te sobrepasan la Ley de Segunda Oportunidad, que modifica la Ley Concursal, te ofrece varias opciones para hacer frente a tus acreedores.

Pero si no te adelantas, serán tus acreedores los que soliciten un concurso necesario de acreedores.

Qué es un concurso necesario de acreedores

Si atraviesas una situación de insolvencia económica y no pones soluciones para pagar a tus acreedores, puedes verte envuelto en un concurso necesario de acreedores.

¿Qué es un concurso necesario?

Es un procedimiento judicial que puede iniciar cualquier acreedor para recuperar sus créditos.

La finalidad es evitar la pasividad del deudor y pagar a todos los acreedores, en la medida de lo posible, según el orden que establece la Ley Concursal.

4 Supuestos para el concurso necesario de acreedores

Para que los acreedores puedan solicitar la declaración de concurso necesario, la situación de insolvencia económica del deudor tiene que ser actual.

Es decir, que no puedas cumplir regularmente tus obligaciones de pago exigibles, en base a los siguientes supuestos:

  1. El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor. Cuando exista un incumplimiento generalizado de tus obligaciones de pago, no un incumplimiento de una sola obligación. Es decir, que sean varios los acreedores afectados no uno solo.
  2. La existencia de embargos sobre el patrimonio general del deudor. Es decir, cuando los acreedores hayan ejercido de forma individual una acción de reclamación contra ti y, como consecuencia, tu patrimonio esté embargado.
  3. El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de los bienes del deudor. Por ejemplo, si, a sabiendas de que tienes deudas, cambias tus bienes a nombre de otra persona o los vendes por debajo de su precio.
  4. El incumplimiento generalizado de tus obligaciones con Hacienda,  la Seguridad Social o salarios, durante 3 meses. Si no pagas impuestos, cuotas a la Seguridad Social o los salarios y demás retribuciones a tus trabajadores, en los 3 meses anteriores a la solicitud del concurso.

Ventajas para el acreedor que solicite el concurso necesario

La Ley Concursal recoge una serie de incentivos para el acreedor que solicite el concurso necesario, entre ellos, los siguientes:

  • Costas judiciales a favor del acreedor solicitante:

En el supuesto de que la declaración de concurso necesario sea admitida por el Juez, el deudor estará obligado a pagar las costas del procedimiento.

Es decir, el pago de facturas del Abogado y del Procurador y demás gastos que haya tenido que afrontar el acreedor para solicitar el concurso necesario.

El pago de las costas se considera un crédito contra la masa y tiene prioridad de pago frente a otros créditos.

  • Crédito con  privilegio especial:

Es decir, el crédito o deuda que el acreedor solicitante del concurso necesario tenga contra el deudor, se considera un crédito con privilegio especial.

¿Cómo solicitar el concurso necesario?

Redacción de la solicitud de concurso necesario de acreedores

La solicitud la redactará un abogado y deberá ir firmada por éste y por el procurador que te represente.

El procurador necesita un poder especial que podrás otorgar ante Notario o ante el Letrado de la Administración de Justicia.

Contenido de la solicitud de concurso necesario de acreedores

Se hará constar en qué supuesto se basa la solicitud, el origen, naturaleza, importe, fecha de adquisición y vencimiento, y situación actual del préstamo.

Asimismo, en la solicitud se expresarán los medios de prueba que utilizará el acreedor para acreditar los hechos.

Admisión de la solicitud de concurso necesario de acreedores

Si la solicitud de concurso necesario de acreedores es admitida por el Juez, dictará un Auto de declaración de concurso necesario.

El Auto se publicará en el BOE para que, en el plazo de un mes, los demás acreedores del deudor informen de la existencia de sus créditos.

Plazo para admitir la solicitud de concurso necesario por el Covid-19

Hasta el 14 de marzo de 2021, inclusive, el Juez no admitirá a trámite las solicitudes de concurso necesario presentadas desde el 14 de marzo de 2020.

Si el deudor ha presentado solicitud de concurso voluntario antes del 14 de marzo de 2021, tendrá preferencia frente a la solicitud de concurso necesario.

Categorías
Sin categoría

Concurso voluntario de acreedores

La situación que vivimos, como consecuencia de la pandemia, está llevando a muchos particulares y autónomos a una situación de sobre endeudamiento.

Si eres un particular, autónomo o Pyme con menos de 50 trabajadores, puedes solicitar una declaración de concurso voluntario. 

No te rindas, la ley te protege frente a las reclamaciones de tus acreedores.

¿Qué es un concurso voluntario de acreedores?

Esta protección legal la puedes conseguir ejercitando una acción judicial, la declaración de concurso voluntario de acreedores.

Hay dos formas de concurso de acreedores:

  1. Concurso voluntario: Es un procedimiento que protege legalmente al deudor, en situación de insolvencia económica, frente a las reclamaciones del acreedor.
  2. Concurso necesario: Cuando el procedimiento lo solicitan tus acreedores.

En este post, nos ocupamos de que conozcas las cuestiones principales del concurso voluntario de acreedores.

Requisitos para solicitar concurso voluntario

Para solicitar el concurso voluntario de acreedores deberás cumplir los siguientes requisitos:

  • Que te encuentres en una situación de insolvencia económica, es decir que no puedes atender regularmente tus obligaciones exigibles.
  • Dicho estado o situación de insolvencia debe ser el fundamento de la declaración de concurso voluntaria.
  • Que la insolvencia sea actual, es decir que no puedas cumplir tus obligaciones de pago, o inminente, cuando preveas que te resultará imposible.
  • Deberás estar asistido por un abogado y representado por un procurador.
  • El poder a favor del procurador debe ser especial para solicitar el concurso. Podrás otorgarlo ante Notario o mediante comparecencia ante el Letrado de la Administración de Justicia.

Plazo para solicitar el concurso voluntario

Dispones de un plazo de 2 meses desde la fecha en que has conocido o debido conocer tu situación de insolvencia económica.

Antes de que finalicen los 2 meses, el deudor puede poner en conocimiento del Juzgado que ha iniciado negociaciones con los acreedores.

Si, transcurridos 3 meses, el deudor no alcanza un acuerdo con los acreedores, deberá solicitar la declaración de concurso en el mes hábil siguiente.

Prórroga del plazo por Covid-19

Ante la crisis económica consecuencia del Covid-19, este plazo se prorroga hasta el 14 de marzo de 2021.

Esta medida está pensada para aquellos que hayan resultado perjudicados económicamente por la crisis del Coronavirus.

Si antes del 14 de marzo de 2021 algún acreedor solicita el concurso necesario de acreedores, no será admitido.

Ventajas del concurso voluntario

  1. Las demandas que los acreedores hayan presentado reclamando tus deudas quedan paralizadas.
  2. Las deudas no generan intereses. Además puedes conservar la propiedad de algunos bienes (inembargables, sin valor de mercado…). Excepción: las deudas por salarios y los préstamos con hipoteca o garantía real, sí generan intereses.
  3. Las deudas contraídas con los acreedores quedan congeladas, es decir, el pago de las deudas se paraliza.
  4. Te permite continuar con tu actividad como particular, autónomo o PYME con menos de 50 trabajadores, es decir, puedes evitar el cierre.
  5. A través del concurso voluntario, podrás alcanzar un acuerdo con tus acreedores para reducir la deuda, quitarla o retrasar el pago.
  6. Si hay bienes suficientes, puedes recibirlos para atender tus necesidades, las de tu cónyuge y descendientes bajo tu potestad.
  7. Podrás pagar la pensión de alimentos a que estés obligado por resolución judicial anterior a la declaración del concurso.
  8. No pierdes tus facultades de administrar y disponer de tu patrimonio, aunque dependerán de la decisión del Administrador Concursal.
  9. Se descarta la posibilidad de que el concurso de acreedores sea declarado culpable, por ejemplo si no solicitas el concurso en plazo.

Solicitud del concurso voluntario de acreedores

Redacción y contenido de la solicitud de concurso voluntario

La solicitud la redactará el abogado y deberá ir firmada por éste y por el procurador que te represente.

En la solicitud se indicará el estado de insolvencia actual o inminente en el que te encuentras y se acompañarán los documentos que acrediten dicho estado.

Resolución judicial sobre la solicitud de concurso voluntario

El Juez resolverá, mediante Auto, si la declaración de concurso es pertinente o no. 

Si la resolución judicial considera que el concurso voluntario no es pertinente, puedes presentar recurso de reposición.

En caso contrario, se inician las fases del proceso judicial de concurso voluntario de acreedores.

Categorías
Sin categoría

3 formas de no perder tu vivienda con la Ley de Segunda Oportunidad

Una de las preguntas que más se hacen los españoles cuando se plantean acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es si van a perder su vivienda.

Tranquilo, no eres el único que se hace esta pregunta.

¿Es posible conservar la vivienda con la Ley de Segunda Oportunidad?

Por norma general, La LSO permite destinar los bienes embargables al pago de las deudas y uno de ellos puede ser la vivienda.

No obstante, existen 3 casos en los que puedes acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la vivienda.

Ley de Segunda Oportunidad y propietario de vivienda habitual

Si decides acogerte a la LSO siendo propietario de una vivienda habitual puedes encontrarte con los siguientes escenarios:

  • Perder la vivienda. Algo que suele suceder frecuentemente.
  • Dar la vivienda en dación de pago.
  • Conservar la vivienda. Solo en los casos que te contamos en este post.

Para conseguir que tu vivienda habitual no sea embargada lo más recomendable es pedir asesoramiento a un abogado especializado en Ley de Segunda Oportunidad. 

3 formas de acogerte a la LSO sin perder la vivienda

Vamos a lo que nos interesa. Que es que no pierdas tu vivienda habitual y sigas viviendo en ella mientras pagas a tus acreedores la mayoría de tus deudas y te exoneran del pago de otras.

1. Cuando la venta de la vivienda no supone un beneficio económico

Es decir, si aún vendiendo tu casa el beneficio obtenido no te permite sufragar las deudas pendientes con tus acreedores, carece de sentido ponerla a la venta.

Por tanto, el propietario no perderá su vivienda en este caso.

2. El valor de la hipoteca pendiente supera el valor de mercado

Otro supuesto podría ser que el capital pendiente de amortización de la hipoteca sea mayor al valor de mercado.

Si la venta no salda la deuda pendiente ni cancela la garantía hipotecaria, tampoco tendrá sentido que el propietario pierda su vivienda.

Además, si la venta supone poner en una situación de vulnerabilidad al deudor privándole de su casa, es poco probable que el juez decida la transmisión de la propiedad.

3. La venta de la vivienda supone un empeoramiento de la situación financiera

Cuando la venta supone un coste superior al precio de la misma, por ejemplo porque hay que hacer obras o solicitar algún certificado, no compensa la transmisión de la vivienda.

En definitiva, si la enajenación de la vivienda supone aumentar la deuda el juez no considerará esta opción como beneficiosa para el deudor y por tanto, el deudor propietario conservará su vivienda.

De todas formas, todo dependerá de la decisión final del juez para cada caso concreto.

Ponga su situación en manos de un abogado que le resuelva con agilidad las dudas que tenga sobre la cancelación de sus deudas.

Categorías
Sin categoría

Plazo de prescripción de las deudas con la Seguridad Social

Si tienes deudas con la Seguridad Social desde hace tiempo, aquí vas a descubrir si están prescritas y cuál es el plazo de prescripción de las deudas con la Seguridad Social.

Las deudas con la Seguridad Social prescriben a los 4 años. 

Cuando la deuda prescribe ya no estás obligado a pagar. Aunque la deuda la sigues teniendo.

En este otro post puedes conocer los plazos de prescripción de las deudas con Hacienda.

Ahora veamos cuándo prescriben las deudas con la Seguridad Social.

¿Cuándo prescriben las deudas con la Seguridad Social?

Según lo previsto en el artículo 42 del Reglamento General de Recaudación, las deudas con la Seguridad Social prescriben a los 4 años.

Ahora bien, la clave está en saber qué tipo de deuda tenemos para saber desde cuándo se empieza a computar el plazo de 4 años. 

  1. La obligación de pago de las cuotas de la Seguridad Social y de los conceptos de recaudación conjunta, así como de los recargos sobre unos y otras: desde la fecha en que finalice el plazo reglamentario de ingreso.
  2. La obligación de reintegro del importe de las prestaciones indebidamente percibidas, contará a partir de la fecha de su cobro o desde que fue posible ejercitar la acción para exigir su devolución.
  3. La obligación de pago de otros recursos de la Seguridad Social, prescribirá en los plazos establecidos en las normas que los regulen o en las que resulten de aplicación atendiendo a la naturaleza del recurso de que se trate.
  4. La prescripción se declarará de oficio, sin necesidad de que la invoque o excepcione el responsable de pago, en cualquier momento del procedimiento recaudatorio.

Interrupción de la prescripción de las deudas con la Seguridad Social

La prescripción de las deudas con la Seguridad Social se interrumpe en los siguientes casos: 

  • Por cualquier actuación del responsable de pago conducente al reconocimiento o extinción de la deuda.
  • Por cualquier acción de la Tesorería General de la Seguridad Social o de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social realizada con conocimiento formal del responsable del pago conducente al reconocimiento, regularización, comprobación, inspección, aseguramiento, liquidación y recaudación de todos o parte de los elementos de la obligación con la Seguridad Social.
  • Por la interposición de recurso o impugnación administrativa o judicial; en tal caso, se iniciará de nuevo el cómputo del plazo de prescripción a partir de la fecha en que se dicte la resolución o sentencia firmes que los resuelvan. Cuando éstas declaren la nulidad de pleno derecho del acto impugnado, se considerará no interrumpido el plazo de prescripción por esta causa.
  • Por solicitud de una prestación económica de la Seguridad Social en los supuestos en que legal o reglamentariamente esté prevista la posibilidad de advertir al interesado de que ha de ponerse al corriente en el pago de sus cuotas en orden al reconocimiento de aquélla.

Si no puedes pagar tus deudas con la Seguridad Social puedes acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad y acordar un plan de pagos.

Categorías
Sin categoría

¿Prescriben las deudas con Hacienda?

Si tienes deudas con Hacienda que todavía no te ha reclamado y quieres saber cuál es el plazo de prescripción de las deudas con la Administración, sigue leyendo.

En primer lugar, las deudas con la Agencia Tributaria prescriben a los 4 años. Así que, transcurrido el plazo de los 4 años, Hacienda no podrá reclamar nada al contribuyente.

Pero dependiendo del tipo de deuda, el plazo empezará a contar desde un momento u otro.

Aquí aprenderás desde cuándo comienza el plazo de los 4 años según el tipo de deuda.

También sabrás cómo se pueden interrumpir los plazos de prescripción en cada caso. Es importante decir que producida la interrupción, se iniciará de nuevo el cómputo del plazo de prescripción.

En este otro post puedes conocer los plazos de prescripción de las deudas con la Seguridad Social.

Plazo de prescripción de las deudas con Hacienda

El plazo de prescripción de las deudas con Hacienda se regula en el artículo 66 de la Ley General Tributaria.

La Ley establece que Hacienda podrá reclamar dentro del plazo de 4 años los siguientes derechos: 

1. El derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación

Comienzo del plazo

En este caso el plazo empieza a contar desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo reglamentario para presentar la correspondiente declaración o autoliquidación.

Interrupción del plazo de prescripción de las deudas con Hacienda

Ahora bien, debes tener en cuenta que el plazo de los 4 años puede interrumpirse por los siguientes actos: 

  • Por cualquier acción de la Administración tributaria, realizada con conocimiento formal del obligado tributario, conducente al reconocimiento, regularización, comprobación, inspección, aseguramiento y liquidación de todos o parte de los elementos de la obligación tributaria que proceda, aunque la acción se dirija inicialmente a una obligación tributaria distinta como consecuencia de la incorrecta declaración del obligado tributario.
  • Por la interposición de reclamaciones o recursos de cualquier clase, por las actuaciones realizadas con conocimiento formal del obligado tributario en el curso de dichas reclamaciones o recursos, por la remisión del tanto de culpa a la jurisdicción penal o por la presentación de denuncia ante el Ministerio Fiscal, así como por la recepción de la comunicación de un órgano jurisdiccional en la que se ordene la paralización del procedimiento administrativo en curso.
  • Por cualquier actuación fehaciente del obligado tributario conducente a la liquidación o autoliquidación de la deuda tributaria.

2. El derecho de la Administración para exigir el pago de las deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas

Comienzo del plazo

Aquí el plazo empieza desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo de pago en período voluntario.

Interrupción del plazo de prescripción

  • Por cualquier acción de la Administración tributaria, realizada con conocimiento formal del obligado tributario, dirigida de forma efectiva a la recaudación de la deuda tributaria.
  • Por la interposición de reclamaciones o recursos de cualquier clase, por las actuaciones realizadas con conocimiento formal del obligado en el curso de dichas reclamaciones o recursos, por la declaración del concurso del deudor o por el ejercicio de acciones civiles o penales dirigidas al cobro de la deuda tributaria, así como por la recepción de la comunicación de un órgano jurisdiccional en la que se ordene la paralización del procedimiento administrativo en curso.
  • Por cualquier actuación fehaciente del obligado tributario conducente al pago o extinción de la deuda tributaria.

3. El derecho a solicitar las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, las devoluciones de ingresos indebidos y el reembolso del coste de las garantías

Comienzo del plazo

Los plazos empiezan a contar:

  • Para las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, el día siguiente a aquel en que finalice el plazo para solicitar la correspondiente devolución o, en defecto de plazo, desde el día siguiente a aquel en que dicha devolución pudo solicitarse.
  • Para los ingresos indebidos, desde el día siguiente a aquel en que se realizó el ingreso indebido o desde el día siguiente a la finalización del plazo para presentar la autoliquidación si el ingreso indebido se realizó dentro de dicho plazo.
  • Para el reembolso del coste de las garantías, desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la sentencia o resolución administrativa que declare total o parcialmente improcedente el acto impugnado.

Interrupción del plazo de prescripción

a) Por cualquier actuación fehaciente del obligado tributario que pretenda la devolución, el reembolso o la rectificación de su autoliquidación.

b) Por la interposición, tramitación o resolución de reclamaciones o recursos de cualquier clase.

4. El derecho a obtener las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, las devoluciones de ingresos indebidos y el reembolso del coste de las garantías

Comienzo del plazo

En este caso, el plazo cuenta desde el día siguiente a aquel en que finalicen los plazos establecidos para efectuar las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, o desde el día siguiente a la fecha de notificación del acuerdo donde se reconozca el derecho a percibir la devolución o el reembolso del coste de las garantías.

Interrupción del plazo de prescripción

  • Por cualquier acción de la Administración Tributaria dirigida a efectuar la devolución o el reembolso.
  • Por cualquier actuación fehaciente del obligado tributario por la que exija el pago de la devolución o el reembolso.
  • Por la interposición, tramitación o resolución de reclamaciones o recursos de cualquier clase.
Categorías
Sin categoría

El Administrador Concursal y sus funciones

El administrador concursal es una figura clave en el proceso judicial de concurso de acreedores.

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial que se inicia cuando una persona física o jurídica no puede hacer frente a sus deudas.

Si eres un particular, autónomo o PYME con menos de 50 trabajadores, podrás acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad para acabar con tus deudas.

El proceso establecido en la Ley de Segunda Oportunidad se inicia mediante un acuerdo extrajudicial con tus acreedores.

Si no consigues este acuerdo extrajudicial, se continúa con un procedimiento de concurso de acreedores. En este proceso judicial es donde entra a participar el administrador concursal.

A través de este artículo te damos a conocer la figura del administrador concursal, el gran desconocido en los concursos de acreedores.

Requisitos para ser administrador concursal

Para ser administrador judicial es preciso reunir los siguientes requisitos:

  • Ser economista, titulado mercantil, auditor o abogado.
  • Tener una experiencia profesional de un mínimo de 5 años.
  • Tener formación acreditada en materia concursal.

También podrá ser administrador concursal una persona jurídica, siempre que cumpla una serie de requisitos.

Si te has acogido a la Ley de Segunda Oportunidad, el juez nombrará como administrador judicial al mediador judicial que ha intervenido en el acuerdo extrajudicial de pagos.

En este caso, el mediador concursal deberá reunir los requisitos exigidos para ser administrador concursal.

Nombramiento del administrador concursal

¿Quién nombra al administrador concursal?

El encargado de nombrar al Administrador concursal será el Juez competente para conocer del procedimiento de concurso de acreedores.

El juez nombrará al administrador judicial de entre los profesionales en materia concursal incluidos en una lista oficial de administradores concursales.

El primer nombramiento se realizará por sorteo entre los administradores concursales que figuren en la lista oficial.

Si el designado como administrador concursal no acepta el cargo, se designará al siguiente que figure en la lista oficial de administradores concursales.

Salvo excepciones, será nombrado un solo administrador judicial, cuya labor será supervisada por el Juez del concurso.

Excepción al nombramiento según el orden de la lista oficial

Si el juez considera que el administrador concursal debe tener una experiencia, unos conocimientos o una formación especial por la complejidad del concurso, podrá designar a un administrador concursal concreto.

En este caso, el juez deberá manifestar los motivos por los que nombra a ese determinado administrador.

En definitiva, el nombramiento del administrador concursal se efectuará por el juez en la resolución de declaración de concurso.

Cuántos administradores concursales se nombran

Salvo excepciones, será nombrado un solo administrador judicial, cuya labor será supervisada por el Juez del concurso.

Aceptación y supervisión del cargo de administrador concursal

Aceptación del cargo de administrador concursal

El nombramiento de administrador concursal deberá ser comunicado a la persona designada por el medio más rápido posible.

La persona designada deberá aceptar el cargo, dentro de los 5 días siguientes a la notificación de su nombramiento, compareciendo ante el Juzgado.

En la comparecencia el nombrado como administrador, además de aceptar el cargo, deberá:

  • Acreditar que tiene un seguro de responsabilidad civil para responder de los posibles daños que ocasione en el desempeño de su cargo.
  • Facilitar al Juzgado las direcciones postal o electrónica para la recepción de notificaciones.

No aceptación del cargo de administrador concursal

Si la persona designada no acepta, no comparece o no tiene seguro de responsabilidad civil, el Juez hará un nuevo nombramiento.

Supervisión del cargo de administrador concursal

La gestión del administrador concursal será supervisada por el Juez del concurso.

El juez podrá solicitar al administrador concursal una información específica, una memoria del estado del procedimiento o de otra cuestión del procedimiento.

Funciones del administrador concursal

Entre las funciones del administrador concursal podemos citar las siguientes:

  1. Analizar y comprobar que la persona declarada en concurso (deudor) cumple los requisitos y formalidades exigidos por la ley.
  2. Procurar que el concursado continúe con su actividad.
  3. Intervenir las cuentas del deudor y controlar sus gastos.
  4. Autorizar los gastos del concursado.
  5. Examinar las deudas del concurso y relacionarlas con los acreedores.
  6. Negociar con los acreedores la devolución de las deudas.
  7. Realizar un informe que servirá como base para un convenio o liquidación:
    1. El convenio es un contrato entre el deudor y los acreedores para pagar las deudas de una forma ordenada.
    2. La liquidación consiste en presentar al Juez un plan para la venta de los bienes del deudor para pagar las deudas a los acreedores.
Categorías
Sin categoría

La Ley de Segunda Oportunidad para particulares en apuros

¿Pensabas que solo las empresas pueden cancelar o negociar con sus acreedores?

Con la Ley de Segunda Oportunidad los particulares también pueden llegar a acuerdos con sus acreedores para negociar la reducción o cancelación de sus deudas. 

Aquí te contamos cómo cancelar tus deudas si eres un particular.

El camino para que un particular (persona física) pueda acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es la siguiente:

La Ley de Segunda Oportunidad es el mecanismo idóneo para los particulares que se encuentran en situación de quiebra real y no pueden pagar sus deudas.

Vamos a ver cómo funciona.

Requisitos de la Ley 25/2015 de Segunda Oportunidad para particulares sobreendeudados

¿Qué requisitos tienes que cumplir para, como particular, poder acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad?

El objetivo es que puedas empezar de cero. Pero antes tienes que saber si cumples con los requisitos para iniciar este procedimiento.

Existen 5 condiciones para poder iniciar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad:

  1. Que no tengas patrimonio a tu nombre. Es decir, si eres titular de bienes muebles o inmuebles con los que podrías hacer frente al pago de las deudas no podrás acogerte a la Ley 25/2015.
  2. El conjunto de las deudas no puede superar la cantidad de 5 millones de euros.
  3. Que actúes de buena fe en todo momento. Es decir que tengas voluntad de pago, no ocultes dinero o bienes, no hayas sido declarado en concurso culpable con anterioridad ni condenado por delitos económicos.
  4. Que hayas hecho frente al pago de créditos preferentes (Hacienda, Seguridad Social…).
  5. Que en los últimos 10 años no te hayas acogido al Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

En caso de tener patrimonio deberás venderlo para obtener liquidez que te permita devolver el dinero a tus acreedores.

Particulares en quiebra: así son los acuerdos para el pago de deudas

El primer paso es intentar negociar con los acreedores un Acuerdo Extrajudicial de Pago.

La negociación se llevará a cabo a través de un mediador concursal designado a tal efecto.

Principalmente este acuerdo consiste en que el deudor negocie con los acreedores la devolución del dinero siempre dentro de las posibilidades reales del deudor.

Es lícito que el deudor no pueda desatender sus necesidades básicas y debe poder seguir cumpliendo con sus obligaciones laborales o profesionales. Por eso, es necesario que dicho acuerdo sea acorde a la situación económica del deudor. 

El plan de pagos puede consistir en:

  • Esperas por un plazo inferior a diez años.
  • Quitas.
  • Cesión de bienes o derechos a los acreedores en pago de la totalidad o parte de la deuda.

Esta cesión no podrá llevarse a cabo cuando los bienes o derechos sean necesarios para la continuación de la actividad profesional del deudor.

Cuando el valor de los bienes o derechos cedidos en pago sea superior a la deuda, la diferencia se integrará en el patrimonio del deudor. 

  • Conversión de acciones o participaciones sociales de la sociedad deudora.
  • Conversión en:
    • Préstamos participativos.
    • Obligaciones convertibles o préstamos subordinados.
    • Préstamos con intereses capitalizables o, en cualquier otro instrumento financiero de rango, vencimiento o características distintas de la deuda original.

Como decimos el Acuerdo debe tener en cuenta las posibilidades económicas realistas del deudor. Para ello se deberá incluir un plan de viabilidad del cumplimiento de las obligaciones adquiridas. 

¿Cómo cancelar mis deudas si soy un particular?

Si no es posible llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos, el mediador concursal designado deberá solicitar el concurso de acreedores vía judicial. 

Como tus bienes no serán suficientes para atender el pago de todas tus deudas judicialmente se acordará “el perdón” de aquellas deudas que no puedas pagar.

El perdón de las deudas es lo que se llama el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI).

El BEPI puede ser definitivo e inmediato o provisional y sujeto a un plan de pagos:

¿En qué consiste el BEPI definitivo e inmediato?

Para que el principio de exoneración se produzca de forma definitiva e inmediata, el deudor de buena fe deberá satisfacer:

  1. Todos los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados.
  2. En caso de no haber intentado un Acuerdo Extrajudicial de Pagos, al menos el 25% de los créditos concursales ordinarios.

Una vez satisfechos estos créditos, se podrá cancelar la totalidad de las deudas pendientes tanto públicas como privadas. 

Si bien es cierto, dentro de los 5 años siguientes a la concesión de la exoneración cualquier acreedor podrá revocar ese derecho si por ejemplo aparecen bienes ocultados por el deudor o si, actuó de mala fe.

¿Qué es el BEPI provisional?

En caso que el deudor no sea solvente para pagar los créditos que indicamos (contra la masa y privilegiados o, el 25% de los ordinarios), también podrá acogerse al BEPI si cumple con los siguientes requisitos:

  • Si acepta someterse a un plan de pagos.
  • No ha incumplido las obligaciones de colaboración e información concursal.
  • Ni  ha obtenido el BEPI en los últimos 10 años o rechazado oferta de empleo adecuada en los últimos 4.
  • Y acepta que la obtención de este beneficio se inscriba en el Registro Público Concursal durante el plazo de 5 años.

Hablamos de BEPI provisional porque su efectividad definitiva dependerá del cumplimiento del plan de pagos. 

De modo que:

  1. Los créditos ordinarios y subordinados, exceptuando los de crédito público y alimentos, quedarán exonerados.
  2. También serán exonerados los créditos con privilegio especial.
  3. El resto de créditos deberán intentar satisfacerse en el plazo de 5 años.
  4. El plan de pagos puede establecer aplazamientos y reducciones de deuda.
Categorías
Sin categoría

¿Cuándo prescriben las deudas?

¿Sabías que las deudas no son exigibles para toda la vida? En el Derecho español existe la prescripción de deudas. Es decir, que el acreedor tiene un plazo determinado para reclamar al deudor el pago de la deuda.

Categorías
Sin categoría

¿Eres autónomo? Descubre cómo cancelar tus deudas

La Ley de Segunda Oportunidad permite al autónomo o pequeño empresario liberarse de parte de sus deudas tras un fracaso económico.

El objetivo es facilitar a los autónomos poder rehacer su vida sin tener que arrastrar sus deudas de forma indefinida. Ahora bien, la Ley de Segunda Oportunidad (LSO) también protege al acreedor.

Si estás pasando por una mala situación económica, tienes voluntad de pagar pero no te resulta viable actualmente, sigue leyendo porque este post es para ti.

¿Qué deudas puede cancelar un autónomo?

Un autónomo puede negociar la cancelación de todas las deudas a excepción de las públicas y por alimentos.

Es decir, no se pueden cancelar:

De este modo, podrás negociar la deuda privada con el banco, el arrendador de tu oficina o local de negocio, proveedores, colaboradores, etc.

Aunque ya sabes que puedes solicitar el aplazamiento o fraccionamiento de las deudas con Hacienda y la Seguridad Social.

¿Quedarán eliminadas las deudas para siempre?

Para entender esto mejor es importante explicar que el deudor puede solicitar al juez la posibilidad de ser exonerado de parte de sus deudas.

Esto es lo que se llama Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho, BEPI. 

Es decir, cuando el deudor ha pagado los créditos contra la masa y los créditos privilegiados, y ha intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores podrá solicitar al Juez el BEPI.

También podrá solicitarlo cuando habiendo pagado los créditos contra la masa y los privilegiados, no consiguió un acuerdo extrajudicial pero sí que pagó, al menos, el veinticinco por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

Bien, entonces, ¿cuándo se pueden considerar eliminadas las deudas insatisfechas?

Tal y como regula el artículo 492 del Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Concursal:

Las deudas no quedarán totalmente canceladas hasta pasados 5 años desde la concesión del BEPI.

Para que ello sea posible el deudor deberá haber actuado de buena fe durante todo ese tiempo.

Es decir, salvo que se constatase que el deudor ha ocultado la existencia de bienes o derechos o de ingresos, excepto que fueran inembargables.

Elimina un % de tus deudas con un plan de pagos a tu medida

El proceso para eliminar las deudas en caso de un autónomo o persona física es muy similar al del concurso de acreedores al que se pueden acoger las empresas en quiebra.

Como decíamos arriba, no es posible eliminar el 100% de las deudas pero si es posible negociar la cancelación de un porcentaje elevado.

¿En qué consiste la LSO? La Ley de Segunda Oportunidad confiere la posibilidad de renegociar la deuda a través de un plan de pagos con los acreedores.

En el plan de pagos quedarán fijadas las condiciones para la devolución del importe debido. Lo interesante aquí es que se tienen en cuenta las circunstancias concretas de tu situación, por eso decimos que es un plan de pagos a medida.

Tampoco queremos dar a entender que el deudor pueda elegir qué deudas puede dejar de pagar sino que se tendrá en cuenta la situación real del deudor y con ello, a lo que puede hacer frente en esos momentos.

De esta manera, se pretende que el autónomo en crisis no vaya tan ahogado y pueda afrontar su día a día con normalidad.

¿Qué necesitas para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad?

Los requisitos para poder pedir la exoneración o cancelación de parte de las deudas te los contamos en este otro post.

No obstante, aquí te nombramos los más importantes:

  1. Que la totalidad de la deuda no supere los 5 millones de euros.
  2. Que puedas demostrar que no puedes hacer frente a los pagos.
  3. Que hayas actuado de buena fe en cuanto al cumplimiento de los requisitos.