Todo lo que debes saber sobre la Ley de la Segunda Oportunidad
Ley de Segunda Oportunidad

La exoneración del pasivo insatisfecho (EPI)

La exoneración del pasivo insatisfecho (EPI) es un procedimiento previsto en la Ley Concursal que permite que las personas físicas con graves problemas de solvencia y que cumplen los demás requisitos puedan cancelar sus deudas.

Se trata de un mecanismo creado a raíz de la llamada Ley de la Segunda Oportunidad, que surge en 2015 creando un concurso de acreedores aplicable a las personas físicas. Hasta ese momento, esta era una solución prevista solo para las personas jurídicas en situación de quiebra o a punto de entrar en la misma.

Es importante aclarar que a día de hoy, para diferenciar ambos procedimientos, solemos hablar del concurso de acreedores para referirnos solo al previsto para las personas jurídicas, y a la exoneración del pasivo insatisfecho o directamente al mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad para hacer mención a aquel al que pueden acogerse las personas físicas.

¿Dónde se regula la exoneración del pasivo insatisfecho?

Su regulación se encuentra en el capítulo II del título XI del libro primero de la Ley Concursal

Ahora bien, como se ha indicado ya, este mecanismo se crea con la conocida como Ley de la Segunda Oportunidad, que se refiere a la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

¿Se pueden exonerar todas las deudas?

Casi todas, pero existe una serie de excepciones en el artículo 489 de la Ley Concursal, entre las que se encuentran las deudas por alimentos, por ejemplo.

También se indica que no son exonerables las deudas por créditos de derecho público, pero con una salvedad: las deudas con Hacienda y con la Seguridad Social se pueden exonerar en hasta 10.000 euros con cada uno de estos organismos. Para llegar a esa cantidad, es necesario que la deuda sea de al menos 15.000 euros, ya que se exoneran los primeros 5.000 euros íntegros y después la mitad de la deuda, hasta un máximo de 10.000 euros.

Es importante tener en cuenta que estas deudas se pueden exonerar (con los límites indicados) una sola vez, pero no entrarán en las siguientes exoneraciones que, en su caso, solicite la misma persona.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!

¿Quién puede solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho?

La Ley concursal prevé que puedan solicitar la EPI las personas naturales (es decir, físicas), con independencia de que sean empresarias o no. 

Sin embargo, es fundamental tener claro a qué se refiere la norma con ello: a que si el solicitante es autónomo, puede pedir la exoneración de sus deudas, pero solo de aquellas que haya contraído a título personal y no de las que pertenezcan a su empresa (que entrarían en el concurso de acreedores que tradicionalmente ha existido para las personas jurídicas).

Entonces, si un autónomo pide un préstamo a nombre de su empresa, esta no sería una deuda condonable con la exoneración del pasivo insatisfecho. En cambio, si la misma persona solicita un préstamo personal a su nombre, aun cuando luego utilice el dinero con fines empresariales, sí será una deuda cuya exoneración se pueda pedir con este mecanismo.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse a la exoneración del pasivo insatisfecho?

Los requisitos para cancelar las deudas son los siguientes:

  • Ser una persona física, como ya hemos indicado, y con independencia de ser particular o autónomo, como sabemos ya también.
  • Ser deudor de buena fe. Esto se traduce en no encontrarse en ninguno de los supuestos del artículo 487 de la Ley Concursal (haber cometido determinados delitos durante los 10 años anteriores, que el concurso no haya sido declarado culpable, etc.).
  • Encontrarse en situación de insolvencia. No es necesario que la insolvencia sea actual, sino que puede ser inminente (es decir, que el deudor prevea que entrará en situación de insolvencia en los próximos 3 meses).
  • Tener deudas con al menos dos acreedores. Como ya sabemos, la exoneración del pasivo insatisfecho es una modalidad de concurso de acreedores. Es por ello que se requiere un mínimo de dos acreedores, con independencia de que se esté al corriente del pago con ellos o no.
  • No haberse acogido a la exoneración del pasivo insatisfecho durante los 2 o 5 últimos años. Esto dependerá de si la exoneración definitiva fue con plan de pagos o con liquidación de masa activa, respectivamente. Explicaremos a qué se refiere esto justo en el apartado siguiente.

¿Qué modalidades de exoneración del pasivo insatisfecho existen?

Hay distintas formas de conseguir la exoneración del pasivo insatisfecho. La Ley Concursal solo se refiere expresamente como tales a dos en su artículo 486:

  • La exoneración con plan de pagos. La gran ventaja de este caso es que no hay que enajenar los bienes de cierto valor con los que se cuente, como la vivienda habitual. En cambio, tiene la desventaja de que no se cancelan todas las deudas, sino parte de ellas, y hay que seguir pagando el resto. Mientras se está pagando, se obtiene la exoneración provisional de las deudas, y esta se convierte en definitiva cuando concluye el plan de pagos.
  • La exoneración con liquidación de masa activa. Este es el caso contrario al anterior, ya que el deudor cancela todas sus deudas, pero tiene que desprenderse de sus bienes importantes, como su vivienda habitual, aunque hay algunas excepciones (si por ejemplo la hipoteca pendiente es superior al valor de la vivienda, no tendría sentido enajenarla, ya que no se va a obtener ningún beneficio con ella). Esta opción permite conseguir la exoneración definitiva de todas las deudas desde el primer momento.

No obstante, hay otra vía para conseguirla, que es la exoneración con insuficiencia de masa activa (IMA).

A continuación vamos a hablar con más detalle de todas ellas:

La exoneración con plan de pagos

El deudor puede solicitar que se le exonere con un plan de pagos en cualquier momento del procedimiento, antes de que el juez acuerde que se liquide la masa activa. Solo es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que el deudor acepte en la solicitud que la concesión de la exoneración conste en el Registro público concursal durante 5 años o el plazo inferior establecido en el plan de pagos.
  • Acompañar a la solicitud las declaraciones de la renta de los 3 últimos ejercicios finalizados antes de la fecha de la solicitud (las presentadas o las que debieran presentarse), y las de los demás miembros de la unidad familiar, en su caso.

Entonces, el deudor lo que hará en estos casos es presentar una propuesta de plan de pagos en la que tiene que incluir:

  • Un calendario de pagos de las deudas que se pueden exonerar.
  • Los recursos con los que el deudor prevea pagar las deudas exonerables y las no exonerables, entre otros elementos.

Además, el plan de pagos puede incluir cesiones en pago de bienes o derechos (siempre que se cumplan los presupuestos del segundo párrafo del segundo apartado del artículo 469 de la Ley Concursal). Igualmente, podrá incluir pagos de cuantía determinada, pagos de cuantía determinable conforme a la evolución de la renta y los recursos de los que disponga el deudor o combinaciones de unos y otros.

El letrado de la Administración de Justicia dará traslado de la propuesta del plan de pagos a los acreedores personados, que tendrán un plazo de 10 días para alegar lo que crean conveniente respecto a la concurrencia de los presupuestos y requisitos legales para la exoneración o con la propuesta de plan de pagos presentada.

La aprobación o denegación de la exoneración del pasivo insatisfecho aprobando el plan de pagos corresponde al juez, quien también podrá hacer las modificaciones que le parezcan convenientes en el plan de pagos.

En primer lugar, se produce una resolución judicial en la que se concede la exoneración provisional del pasivo insatisfecho. Una vez finalizado el plan de pagos, el juez dicta auto concediendo la exoneración definitiva.

El plan de pagos durará por lo general 3 años, y 5 años en los siguientes casos:

  • Cuando no se realice la vivienda habitual del deudor y, si corresponde, de su familia.
  • Cuando el importe de los pagos dependa solo o fundamentalmente de la evolución de la renta y recursos con los que cuente el deudor.

Es importante destacar que durante el plan de pagos, las deudas exonerables no devengarán intereses, y tampoco lo harán las deudas no exonerables salvo en el caso de que gocen de garantía real, y hasta el valor de garantía, según las reglas del capítulo II del título XI del libro primero de la Ley Concursal.

La exoneración con liquidación de masa activa

En estos casos, el deudor puede solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho en los 10 días siguientes a aquel en el que venza el plazo para que los acreedores soliciten el nombramiento de un administrador concursal sin que lo hayan hecho, o desde que se emitiera el informe del administrador concursal si no aprecia indicios suficientes para continuar con el procedimiento.

Se aplican las mismas reglas en los casos de insuficiencia sobrevenida de la masa activa para satisfacer todos los créditos contra la masa y en aquellos en los que, una vez liquidada la masa activa, el líquido que se haya obtenido no sea suficiente para pagar todos los créditos concursales reconocidos.

En su solicitud, el deudor tendrá que manifestar que no se encuentra en ninguno de los casos en los que no se puede obtener la exoneración del pasivo insatisfecho, y tendrá que acompañar a la solicitud las declaraciones de la renta de los tres últimos años anteriores a la fecha de la solicitud que se hayan presentado o debido presentar.

El letrado de la Administración de Justicia dará traslado de la solicitud a la administración concursal y a los acreedores personados para que, en un plazo de 10 días, aleguen lo que consideren respecto a la concesión de la exoneración.

Una vez comprobado que concurren los presupuestos y requisitos para ello, y siempre que la administración concursal y los acreedores personados muestren conformidad a la solicitud o no se opongan a ella en el plazo legal, el juez concederá la exoneración del pasivo insatisfecho en la resolución en la que declare concluido el concurso.

Por otro lado, en un plazo de 10 días, los acreedores afectados por la exoneración del pasivo insatisfecho podrán impugnarla, y el juez podrá no concederla, en los casos del artículo 498 bis de la Ley Concursal.

La insuficiencia de masa activa (IMA)

Puede suceder que el deudor no disponga de bienes de valor que pueda liquidar, y que tampoco tenga posibilidades de seguir un plan de pagos, por falta de ingresos. En estos supuestos, y siempre que se cumplan los requisitos para ello, podrá obtener la exoneración por la vía de la IMA.

Respecto a qué se entiende por insuficiencia de masa activa, se pueden tener en cuenta los criterios establecidos en el artículo 37 bis de la Ley Concursal, conforme al cual, existe concurso sin masa cuando concurren los siguientes supuestos y por este orden:

  • El concursado carece de bienes y derechos legalmente embargables.
  • El coste de realización de los bienes y derechos del concursado es manifiestamente desproporcionado respecto al previsible valor venal.
  • Los bienes y derechos del concursado libres de cargas son de valor inferior al previsible coste del procedimiento.
  • Los gravámenes y las cargas existentes sobre los bienes y derechos del concursado lo son por importe superior al valor de mercado de esos bienes y derechos.

¿Se puede revocar la exoneración del pasivo insatisfecho?

Los acreedores a los que les afecte la exoneración pueden solicitar la revocación de la misma en los siguientes casos:

  • Cuando se acredite que el deudor ha ocultado la existencia de bienes, derechos o ingresos.
  • Si mejora de manera importante la situación económica del deudor por herencia, legado o donación, o por juego de suerte, envite o azar, pudiendo pagar todas o parte de las deudas exoneradas. Para ello, es necesario que no hayan pasado más de 3 años desde la exoneración con liquidación de la masa o de la exoneración provisional en caso de plan de pagos. Si solo se puede pagar parte de las deudas, la revocación de la exoneración solo afectará a esa misma parte.
  • Cuando en el momento de la solicitud se estuviera tramitando un procedimiento penal o administrativo de los previstos en los dos primeros puntos del apartado 1 del artículo 487, y en los 3 años siguientes a la exoneración en caso de inexistencia o liquidación de la masa activa, o a la exoneración provisional en caso de plan de pagos, se dicte sentencia condenatoria firme o resolución administrativa firme.

Solo se puede solicitar la revocación en los 3 años siguientes a la exoneración con liquidación de masa activa o desde la exoneración provisional con plan de pagos.

¿Quieres saber en 2 minutos si puedes cancelar tus deudas?
Accede a nuestro estudio económico gratuito ahora
¡Empieza ahora!